El jugador del Barcelona ha acabado con la frente ensangrentada después de ser asaltado en su vehículo.

Robert Lewandowski ha vivido este jueves en la Ciutat Esportiva del Barça una situación muy habitual para los barceloneses: Mientras firmaba autógrafos a los aficionados congregados a la entrada del complejo, dos individuos le robaron un reloj valorado en unos 75.000 euros tal y un teléfono móvil.

La estrella polaca se había parado a su llegada al entrenamiento y al ver que, pese a la lluvia que caía este jueves sobre Barcelona, había varios hinchas esperando, decidió pararse para compensar el esfuerzo.

Un momento que los ladrones aprovecharon para abrir la puerta del copiloto del coche del delantero y llevarse sus pertenencias, con especial atención a su teléfono móvil y al citado reloj de lujo. 

Lewandowski emprendió entonces una persecución detrás de los jóvenes, tal y como explican varios periodistas, con tan mala suerte que se chocó contra un bordillo mientras iba tras ellos, acabando con la frente ensangrentada.

Dos dotaciones de los Mossos d’Escuadra acudieron a la Ciudad Joan Gamper para tratar de esclarecer lo sucedido. Allí hablaron con testigos presenciales que relataron con detalle el robo al fichaje azulgrana y consiguieron detener a los presuntos ladrones, todos ellos magrebíes y con antecedentes, además de recuperar el preciado reloj del futbolista y su teléfono móvil. 



Source link