El pequeño estaba recogiendo conchas cuando se despistó y se alejó de su familia.

Alejandro es el protagonista de una historia con, afortunadamente, final feliz. A este pequeño de cuatro años le encanta recoger conchas en la orilla de la playa y este pasado fin de semana, inmerso en su afición, se alejó mucho de su familia, tanto, que sus padres estaban en las playas de Rota y él pasó a las de Chipiona, Cádiz.

La Policía Local de Chipiona cuenta que su familia alertó a las autoridades y todas las fuerzas y cuerpos de seguridad disponibles en la zona se afanaron en la búsqueda del pequeño.

A Alejandro lo había encontrado un bañista en Chipiona, que lo entregó a la Policía Local de este municipio y los Agentes llevaron a Alejandro hasta donde se encontraban sus padres.



Source link