Los hechos sucedieron el pasado sábado, cuando la ambulancia se había desplazado al Puerto Deportivo de Noray para atender a una persona inconsciente.

El Centro de Coordinación del 061 recibió el pasado sábado, 16 de julio, alrededor de las 2:15 horas, una llamada en la que se alertaba de que en el Puerto Deportivo Noray, en Melilla, había un joven inconsciente.

Se trasladó al lugar una unidad con dos técnicos en emergencias sanitarias y al llegar fueron arrollados por un joven muy nervioso y alterado que manifestó que le habían pegado.

En ese momento salió al encuentro de los técnicos un hombre que les indicó el lugar donde se encontraba el joven inconsciente, diciéndole a esta otra persona que habían venido a otro aviso y que esperara un momento.

Maniobraron con la ambulancia y la aparcaron mientras uno de los técnicos se disponía a coger el material necesario que pudieran necesitar y una silla de traslado situada en las puertas traseras de la ambulancia, las cuales estaban abiertas.

Es entonces cuando uno de los técnicos agredido mientras se encontraba en la puerta trasera de la ambulancia descolgando la silla de traslado, recibió una brutal patada que lo lanzó despedido contra la otra puerta de la ambulancia, resultando lesionado en la mano y el codo izquierdo, la cabeza y la espalda.

El otro técnico, que se encontraba a unos metros, intentó tranquilizar al agresor sin conseguirlo y fue en ese momento cuando se dirigía hacia el otro técnico con intención de agredirle cuando los Vigilantes de Seguridad se percataron de lo que estaba sucediendo y acudieron en auxilio de los técnicos.

Nuevamente, intentaron calmar al joven y al no conseguirlo, se vieron en la obligación de reducirlo y detenerlo, dando aviso en ese momento a la Guardia Civil.

Finalmente se personó una dotación de la Benemérita que tras recabar la información necesaria, se hizo cargo del detenido, siendo trasladado a dependencias policiales.

Además de las lesiones sufridas por el técnico, la ambulancia también sufrió daños por el impacto de la patada en la puerta trasera, lo que produjo una abolladura y el desprendimiento del panel interior.

Tras las diligencias correspondientes, el detenido fue puesto a disposición de la autoridad judicial, quién decreto su libertad con cargos a la espera de juicio.



Source link