También fue el Jefe de la Policía Local de Sevilla durante los años 2016 y 2019.

El ex Jefe de la Policía Local de Sevilla Pablo Mariano Ruiz-Berdejo Ferrari ha muerto la madrugada de este lunes como consecuencia de la leucemia que padecía. Ha fallecido en el Hospital Virgen del Rocío pocos días después de cumplir los 51 años. Deja mujer y tres hijos. Su muerte inesperada causa un profundo dolor tanto en la Policía Local como en la Guardia Civil, de la que era Teniente Coronel, ya que a pesar de la enfermedad que padecía, la cual parecía controlada, el Teniente gozaba de gran vitalidad.

Ruiz-Berdejo estuvo al frente de la fuerza municipal durante tres años, desde el otoño de 2016 hasta el verano de 2019. Fue el fichaje de Juan Espadas después de un periodo muy convulso en la Policía Local de Sevilla, que acababa de salir de la etapa de la bicefalia impuesta por Juan Ignacio Zoido, que se tradujo en la práctica en una guerra interna entre los mandos. 

Espadas apostó por este Teniente Coronel de la Guardia Civil, al que dio los galones de superintendente y al que entregó el mando del cuerpo. Ruiz-Berdejo llegaba a la Policía Local con 45 años y con una gran experiencia en cuestiones de tráfico y movilidad, así como en la gestión de unidades con un gran volumen de personas, como eran los sectores de Tráfico del instituto armado en Castilla-La Mancha o en Andalucía, en el que estuvo como comandante. En ambos dirigió plantillas con más de 1.000 Agentes.

Como capitán estuvo en la Academia de Tráfico de la Guardia Civil en Mérida, y como Teniente Jefe formó parte del subsector de Tráfico de Barcelona, del destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Manresa y del subsector de San Juan de Aznalfarache. En el momento de su incorporación a la Policía Local, llevaba unos meses como Jefe de la Guardia Civil de Tráfico en Castilla y León. 

En todo ese currículum destacaba su gestión de la organización de grandes dispositivos para eventos, como los grandes premios de Montmeló y Jerez, la operación Paso del Estrecho, romerías como la del Rocío, vueltas ciclistas y la Feria y la Semana Santa de Sevilla. También coordinó los operativos de tráfico durante la cumbre de la Unión Europea en la capital andaluza, en el año 2002. 

Su etapa al frente de la Policía Local se caracterizó por la discreción. Fue un hombre que nunca dio una entrevista ni una rueda de prensa, y que tampoco habló en público. Nunca quiso protagonismo, a pesar de que bajo su mando la Policía realizó valiosas intervenciones. No lo hizo ni cuando es tradición que el jefe se dirija a sus hombres, como es el caso del acto de celebración del día de San Clemente, patrón de la Policía Local, en el que el cuerpo entrega cada año sus condecoraciones a los agentes que hayan protagonizado servicios destacados o por su trayectoria. Precisamente el último día de San Clemente, el 23 de noviembre de 2021, fue su última aparición pública. Acudió, ya enfermo y vestido con el uniforme de la Guardia Civil, a recoger una condecoración de la Policía Local.

En agosto de 2019, el superintendente presentó su renuncia al cargo y dejó la Policía Local para regresar a la Guardia Civil. La dimisión se hizo efectiva el 1 de septiembre. En una carta de despedida, Ruiz-Berdejo definió su etapa al frente del cuerpo como «un auténtico privilegio». «Me voy habiendo descubierto un cuerpo lleno de magníficos profesionales de los que me enorgullece haber tenido la suerte de formar parte», dijo. 

En la misiva, consideraba que «a pesar de las dificultades», la Policía Local ha «conseguido avanzar, aunque el camino aún es largo y quedan muchos retos por delante». El jefe saliente también hacía referencia a las luchas internas dentro de la Policía y se dirigía a «aquellos que se empeñaron en poner piedras en el camino», a los que animaba a «reflexionar sobre lo afortunados que son de pertenecer a la Policía Local, y a descubrir lo mucho que se obtiene cuando se trabaja de forma desinteresada por los demás». «Yo, por mi parte, me voy sin rencor alguno«, añadía.

Ruiz-Berdejo cuenta con numerosas condecoraciones, entre ellas varias al Mérito de la Guardia Civil, una al Mérito Militar, otra de la Orden de San Hermenegildo y otra al Mérito de la Seguridad Vial otorgada por la Dirección General de Tráfico. 

Desde primera hora de este pasado lunes se han sucedido los mensajes de condolencia.  «Despedimos con dolor a Pablo Mariano Ruiz-Berdejo Ferrari, Teniente Coronel de la Guardia Civil. Fue Jefe del Cuerpo de la Policía Local de Sevilla (2016-2019). Un gran profesional y excelente persona. Un fuerte abrazo para su familia y seres queridos. Descansa en paz, amigo», ha publicado la Policía Local, a través de sus canales oficiales en redes sociales, Emergencias Sevilla

La Subdelegación del Gobierno lo ha definido como «un gran servidor público y ejemplo de profesionalidad». El alcalde, Antonio Muñoz, ha enviado el pésame a la «familia, amigos y compañeros» de una persona que «nos ha dejado tras toda una vida profesional dedicada al servicio público». Su antecesor, el secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, se mostró «consternado por la pérdida» de un «servidor público ejemplar y excelente Jefe de la Policía Local» en su primer mandato como alcalde.

El delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, expresó su tristeza por la pérdida de alguien con quien tuvo «la suerte de compartir tantos momentos sirviendo a Sevilla» y a quien definió como «íntegro y lleno de valores y principios». También el candidato del PP a la Alcaldía, José Luis Sanz, ha expresado públicamente su pésame.

El presidente del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla, Luis Val, también ha mostrado unas palabras de recuerdo al jefe y cariño hacia su familia. «Esta noche ha fallecido nuestro ex jefe y compañero Pablo Mariano Ruiz-Berdejo Ferrari. Hoy nos toca dedicarle la oración que tantas veces él dedicó a los suyos, la muerte no es el final. DEP y suerte en tu nuevo destino. Un fuerte abrazo a la familia y a la Guardia Civil».

Desde PolicíaH50 transmitimos nuestro más sentido pésame a familiares, amigos y compañeros.



Source link