La Asamblea apruebas de forma masiva las cuentas del ejercicio 2019-2020 – Last News Europa

La Asamblea de Compromisarios del Barça aprobó las cuentas de la temporada 2019-2020. Fueron, en total, 616 votos a favor y 67 en contra. Además de 68 en blanco. Así, el cierre de ese ejercicio se solventa con un presupuesto de 855 millones de euros y unas pérdidas de 97 millones de euros. La junta que preside Joan Laporta pidió la aprobación de las cuentas, aunque avisó que «si detectamos en informes próximos irregularidades, depuraremos responsabilidades en la forma que consideremos más justa y eficiente. El hecho de aprobar estas cuentas no exonera a la anterior junta directiva».

Joan Laporta, presidente del Barça, lo dijo desde el primer minuto: «Esto tiene un eminente carácter técnico». Se refería a la necesidad de la aprobación de unas cuentas que no fueron formuladas por su junta, pero que, según su junta, debe ser aprobada «para poder seguir adelante». Lo mismo comentó quien intervino en nombre de la junta anterior, el ex vicepresidente económico, Jordi Moix, que accedió a sustituir a Josep Maria Bartomeu, que había sido invitado a defender sus números.

«Les pediría que hicierais un imposible viaje en el tiempo y os situarais en octubre de 2020. Este es un paso fundamental para que el club siga adelante, es una situación de excepcionalidad en un contexto de anormalidad», aseguraba Laporta sobre el cierre de de unas cuentas que contemplan 855 millones de euros de ingresos y 97 millones de pérdidas. Jordi Moix agradeció que le dieran el uso de la palabra explicando que «hubierais podido no invitarnos y habéis hecho esto y os lo agradezco». En ese sentido, quien fue compañero de junta de Bartomeu, tiene claro que el impacto del Covid y el cierre del estadio es clave para explicar el por qué de la situación actual. Así se defendió: «El presupuesto que aprobamos superaba los 1.000 millones y habríamos cerrado con unos beneficios escasos».

Moix habló de errores y aciertos

Moix, que acudió a defender sus números mientras algunos de los socios compromisarios le dedicaban silbidos, no escondió que «no son buenos resultados, no es para estar orgullosos, pero, cuando explota el Covid, nos arremangamos y empezamos a tomar medidas para minimizar pérdidas. Desde la Guerra Civil no había una situación así en el club. No pudimos hacer mucho más». El ex vicepresidente tiene claro que también cometieron errores: «La masa salarial estaba al límite y estiramos tanto el brazo como la manga (del catalán «més el braç que la màniga»). No previmos el cambio de ciclo generacional con la suficiente antelación. Íbamos ganando títulos y nos alargamos en exceso en iniciar uno nuevo». También comentó que «no priorizamos con todo el rigor la política de cantera, mo tuvimos una sensibilidad sobre el impacto con el cambio de escudo, nos faltó mayor análisis».

También habló de aciertos: «Es difícil que nadie más lo diga, pero impulsamos derechos de televisión de individualidades a derechos colectivos y durante una década hemos podido competir con la Premier. Por último, Jordi Moix defendió la refinanciación que deberá votarse también durante la asamblea: «Tenemos patrimonio y no está hipotecado, la confianza de los bancos. me parece que este crédito es una buena herramienta que nos da oxígeno. Aún nos quedan uno o dos años hasta recuperar la actividad normal, pero vemos el vaso medio lleno». Y acabó: «Pongámonos de acuerdo y salgamos adelante».

Los pitos recibidos por Jordi Moix hicieron que Joan Laporta tomara la palabra para pedir respeto: «Podemos entender la indignación, pero son requerimientos técnicos para que el club siga con normalidad. Sé que se os pide un ejercicio complicado, pero sois los propietarios del club, nos están viendo por televisión y por las redes sociales de todo el mundo. No nos gusta la situación, pero, por favor, mantengamos la compostura».

«Estas cuentas no nos gustan, lo ha dicho el propio Moix. No son buenos resultados y no nos gustan, pero sí que es la realidad del club a 30 de junio de 2020, les decía que hagan ese viaje imposible en el tiempo. Los formuló la anterior junta directiva, han sido auditados favorablemente, no hay ningún informe que acredite ninguna falsedad y son la imagen real de las cuentas en esa fecha.

No exonera de la acción de responsabilidad

Laporta, pese a pedir el voto favorable a la aprobación, aseguró que «necesito que se acabe la auditoria que se está haciendo, pero claro que depuraremos responsabilidades porque tenemos el derecho a conocer con exactitud los hechos. Si ha habido conductas delictivas, se depurarán responsabilides». En ese sentido, añadió que «tenemos un informe de abogados que asegura que aprobar estas cuentas no exonera de responsabilidad si las hubiera». Y aseguró que, como así acabó pasando, «mis compañeros y yo mismo votaremos a favor de estas cuentas. Más que de estas cuentas, a favor del club, para que vuelva por el camino de la normalidad. De otra forma esto provocaría una parálisis institucional porque no podríamos saber el resultado de la auditoria. Y además esto comportaría que, si mantenemos esta irregularidad, no tendremos la posibilidad que entidades financieras pongan encima de la mesa la capacidad de refinanciar esta deuda astronómica que tenemos».