El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se sigue riendo de las víctimas de ETA. Tras acercar ayer a varios terroristas a cárceles del País Vasco, en una decisión muy criticada por las familias de los asesinados, este jueves el jefe del Ejecutivo ha manifestado «todo el apoyo» a estas. El último etarra que ha recibido este beneficio por parte de prisiones, dependiente del Ministerio del Interior, ha sido tal vez uno de los asesinos más sanguinarios de ETA, Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote. Sobre su negro y sangriento curriculum pesan más de medio centenar de crímenes, entre ellos, los de Miguel Ángel Blanco o Fernando Múgica. La hermana de Blanco, ayer mismo, utilizaba sus redes sociales para expresarse: «el dolor que se siente es inaguantable».

Sánchez, en una entrevista concedida de nuevo a la Cadena Ser, ha criticado «la utilización espuria del PP de la política antiterrorista». Algo, asegura, que «no ha hecho nunca el PSOE». El presidente del Gobierno les recuerda a los de Alberto Núñez Feijóo que «el PP acercaba a presos al País Vasco mientras ETA mataba y secuestraba». Ahora, asegura Sánchez, «aquí no está cambiando nada, no se están recortando las condenas, solo cumpliendo con la legislación». Desde su llegada al poder, más de tres decenas de terroristas han recibido el tercer grado. Aún así, cargando una vez más contra los populares, el jefe del Ejecutivo, ha manifestado que «no está habiendo acercamientos colectivos como sí hubo en otros tiempos, cuando gobernaban ellos». Defiende que son acercamientos individualizados, pese a que no es así. Pues los herederos de ETA, uno de sus socios de investidura y gobernabilidad, admitió haber pactado el traslado de los presos a cambio de su apoyo a Sánchez. Y los familiares reconocen favores del Gobierno para poner fin a la política de dispersión.

El líder socialista ha reivindicado que «el PSOE siempre ha intentado buscar grandes acuerdos en materia antiterrorista en Euskadi y con el yihadismo». Algo que, a su parecer, no ha hecho el PP que «usa un éxito colectivo de la sociedad española, como lo es la paz, para hacer daño a un gobierno como el que yo presido». El presidente, que ha manifestado que su gabinete apoya a las víctimas y a sus familias, ha puesto de relieve que «informamos de manera transparente» de este tipo de traslados de terroristas a prisiones vascas. Sánchez ha recordado que «el PP no informaba» como sí está haciendo ahora el departamento que dirige el ministro Fernando Grande-Marlaska. El acercamiento de presos etarras a cárceles de Euskadi era uno de los acuerdos con los herederos de ETA, según reconoció el propio Arnaldo Otegi, a cambio de apoyar a la coalición socialcomunista.



Source link