El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, hombre fuerte de Arnaldo Otegi en la facción más radical de la izquierda abertzale, ha reivindicado en público la figura de dos terroristas de ETA con delitos de sangre. Durante el homenaje a Txiki y Otaegi ha asegurado que «su memoria es criminalizada» en España, mientras que «en cualquier país les homenajearían».  «¡Su lucha sigue viva!», ha arengado durante un mitin, ikurriña en mano y ante un atril con la palabra ‘independencia’. Los de Otegi habían prometido el fin de los homenajes.

El escenario de este último acto de enaltecimiento a dos miembros de ETA ha sido Tolosa, municipio de Guipúzcoa de menos de 20.000 habitantes, donde la banda terrorista mató a 15 personas. La excusa, la celebración del Gudari Eguna, el día del soldado vasco. El protagonista ha sido Arkaitz Rodríguez, uno de los más próximos colaboradores de Arnaldo Otegi -fueron compañeros de celda-. Bajo su mandato en Sortu, la formación abertzale ha colocado al menos a 6 ex miembros de la banda al frente de cargos políticos. Uno de ellos es David Plá, el que fuera el último jefe de ETA y al que la Guardia Civil vincula con los últimos asesinatos del grupo terrorista.

El lema del acto ha sido «nadie va a quitarle la esperanza al alba», y el propio Rodríguez ha insistido en que «esa esperanza nos la da la lucha». Su intervención ha comenzado con un recuerdo a «dos militantes antifascistas, Tiki y Otaegi». Dos militantes de ETA que, a su juicio, «en cualquier país de Europa serían objeto de homenajes institucionales, pero aquí, en el estado español, continúa proscrita su memoria, es criminalizada. Señal de que aquel franquismo contra el que lucharon aún sigue vivo. Aún no se ha realizado la ruptura democrática con el franquismo. Una cosa es sacar a Franco del Valle de los Caídos y otra sacarla de las instituciones», ha asegurado.

Homenaje

Durante el desarrollo de su intervención, Rodríguez ha vuelto a mencionar a Txiki y a Otaegi para asegurar que «sus sueños y su lucha siguen vivas. Hoy, gracias a la generación de Txiki y Otaegi, la situación de nuestro pueblo es mucho mejor. Gracias a su lucha hemos alcanzado derechos y libertades que entonces eran impensables. Sin duda alguna, nos encontramos más cerca de nuestros objetivos», insistió.

Esgrimiendo una ikurriña, y a pleno pulmón, el hombre fuerte de Otegi ha arengado al público al grito de «levantamos la bandera de la organización y la lucha, la bandera de Txiki, Otaegi y tantas y tantas otras».

«Sólo un pueblo bien organizado puede alcanzar sus objetivos. Y este pueblo está determinado a alcanzar los suyos. Se lo debemos a todos cuantos nos han precedido en esta larga lucha. Pero, sobre todo, se lo debemos a nuestros hijos y nuestras hijas», ha señalado.

Txiki y Otaegi

Los dos protagonistas de esta última muestra de enaltecimiento han sido Juan Paredes Manot, Txikiy Ángel Otaegui Etxeberria, Azpeiti. Los dos últimos terroristas de ETA que fueron sentenciados a muerte por el régimen franquista y ejecutados el 27 de septiembre de 1975.

Ambos habían tenido un papel activo en la banda terrorista. En el caso de Otaegi, se le sentenció por su participación en la preparación del asesinato del cabo del Servicio de Información de la Guardia Civil Gregorio Posadas Zurrón. Txiki, por su parte, participó en un atraco de ETA a una sucursal del Banco Santander en Barcelona. En el intercambio de disparos con la Policía, los asaltantes mataron al cabo primero de la Policía Armada Ovidio Díaz López.

 



Source link