“Laporta, Guardiola y Roures atacaban al Barça”

26/07/2021 a las 12:52

CEST

EFE

El propietario de I3 Ventures, Carlos Ibáñez, explicó en el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona que las referencias a Joan Laporta, Pep Guardiola y Jaume Roures en las páginas de Facebook del ‘Barçagate’ tenían que ver con «controlar el daño reputacional» que estas personas hacían al club azulgrana porque todas ellas «lo estaban atacando«. Así lo pudo saber EFE, que tuvo acceso a la declaración del empresario, investigado por posible administración desleal y corrupción entre particulares, realizada el 20 de julio.

Durante la misma, Ibáñez también dijo que I3 Ventures vio que «hay 20.000 ‘bots‘ (perfile falsos) que atacan al Barça o a Bartomeu y que detrás hay otras cuentas que apoyan a Laporta, Víctor Font, Roures o Mediapro». Además, Ibáñez declaró que «en el caso del señor Roures (fundador de Mediapro), que decía que la gestión del club estaba siendo pésima», I3 Ventures se dedicó a mostrar «que tiene causas en las que fue encontrado culpable por corrupción, por lo que no parece que tenga demasiada entidad moral«.

Por otro lado, el investigado aseguró que «en los 800 informes» que remitieron al club, a través de Jaume Masferrer, mano derecha del presidente Josep Maria Bartomeu, «se reportaba absolutamente todo lo que se hacía». Esto incluía lo siguiente: «Los canales (páginas de Facebook), todo lo que se decía en cada uno, cuáles eran las acciones que se llevaban adelante, mostrar cuáles eran los rendimientos que tenían los canales y cuáles eran los temas que se llevaban adelante en cada proyecto«.

Pero en la misma declaración, más adelante apuntó que «en general, los reportes de estos canales eran genéricos, como los datos de rendimiento del canal». Eso sí, dejó claro que todos estos trabajos «estaban incluidos» dentro del contrato con el Barça. Respecto al motivo del fraccionamiento de los contratos con la entidad azulgrana, Ibáñez explicó que «el club tenía centros de coste asociados a distintas áreas y precisaban aplicar contratos en cada una de estas áreas para asignarle a ese centro de coste lo que le correspondería«. Este planteamiento se lo transfirió el entonces director general, Óscar Grau.

En este sentido, el propietario del conglomerado Nicestream al que pertenece I3 Ventures argumentó que él no sabe «cómo funciona el club«, como tampoco sabe «cómo funciona CaixaBank» cuando firma un contrato con la misma. Y que otra empresa española para la que trabajó la marca fue Estrella Damm. De hecho, en el momento en el que se pusieron en contacto con el Barça a raíz de «la situación del referéndum por la independencia de Cataluña del 1 de octubre», Nicestream ya estaba trabajando para otras instituciones deportivas como «River Plate, Boca Juniors, la CONMEBOL y la Asociación Uruguaya de Fútbol», aseguró Ibáñez.

Quien lo puso en contacto con el FC Barcelona fue Jaime Malet, el director general de Telampartner, empresa con la que el propietario de Nicestream explicó «tener un contrato desde 2015 para que presentara clientes en España». Antes de ir a hablar con el club azulgrana, Ibáñez admitió que visitaron «el Real Madrid y la Editorial Planeta«. El problema que tenía el Barça con el referéndum era el siguiente, según Ibáñez: «Estaba permanentemente mencionado en todo el tema catalán. El problema era reputacional. Estaba recibiendo ataques tanto del lado opositor como del lado favorable al referéndum, porque el club no tomaba posición«.

El 18 de febrero de 2020, un día después de que la Cadena SER explicara el denominado ‘Barçagate’, el club azulgrana anunció que rescindía el contrato con la empresa de Carlos Ibáñez. Pero el empresario desveló que la relación profesional siguió unas cuantas semanas más: «Cuando el Barça nos rescinde, le decimos que es injusto y no hay motivo para que rescinda. En ese momento, haciendo referencia a la importancia del servicio, se nos solicita que continuemos trabajando 30 días».

«La lógica es que a la consultora Price (PriceWaterhouseCoopers) le iba a llevar cuatro o cinco semanas el análisis, todo se iba a esclarecer y que, por lo tanto, nosotros íbamos a cobrar lo que nos correspondía. Le llevó 5 meses, llegó el Covid y a los 30 días dejamos de trabajar», explicó.

Ibáñez aprovechó su declaración para recordar que el Barça les debe «unos 200.000 euros» y expuso que tiene «toda la intención de reclamarlo» cuando acabe «este tema», porque cumplieron «todo el contrato». Además, dijo que la entidad azulgrana «no reclamó» los trabajos que supuestamente quedaban por hacer y que no hubo «ninguna queja» por parte del club, desmintiendo lo que Bartomeu explicó ante los medios de comunicación que haría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *