Tres banquillos de primera

26/07/2021 a las 06:30

CEST

Una de las premisas del presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, es que la gestión de los equipos de fútbol la deben asumir futbolistas. Son, cuanto menos, los que más saben por haber tenido experiencia en ambos frentes: en el terreno de juego y en los banquillos. No es de extrañar, entonces, que los tres puestos de máxima responsabilidad en el fútbol profesional azulgrana estén ocupados por profesionales que, además de jugar al fútbol, defendieron la camiseta del FC Barcelona.

Ronald Koeman, Sergi Barjuan y Óscar López, que en su época en activo evolucionaron como defensores, manteniendo siempre una clara vocación ofensiva, son los encargados del primer equipo, filial y Juvenil A. En ellos, la Junta Directiva, también la afición, ha depositado grandes esperanzas en hacer realidad el sueño de visibilizar el enorme potencial de la cantera barcelonista. En sus manos está el futuro del club.

Koeman, una leyenda azulgrana por ser el autor del gol que dio la primera Copa de Europa a la entidad en 1992, cumple su segunda temporada al frente del Barça y ya demostró en su estreno que siempre mirará hacia abajo: lo hizo con Ilaix Moriba, por ejemplo, ahora castigado por no querer renovar, y con Ansu Fati, a quien dio continuidad después de que Ernesto Valverde lo hiciera debutar en agosto de 2019. Tampoco le tembló el pulso al apostar por el canario Pedri con 17 años, aunque no procediera de la cantera. Y ahora está dando oportunidades a varios jóvenes, destacando Gavi (16 años).

Adn Barça

En el banquillo del filial y en el del Juvenil A sí ha habido cambios. Francisco Javier García Pimienta, que jugó un partido oficial con el primer equipo, en 1996, ha dejado su sitio a Sergi Barjuan, un carrilero que dejó huella en el Camp Nou (386 partidos oficiales) y cuenta con experiencia en la dirección desde la banda: empezó en el Juvenil azulgrana y pasó por el Recreativo, Almería, Mallorca y Hangzhou.

También ha habido movimiento en el del Juvenil A: Franc Artiga, que fue reemplazado por Sergi Milà, dejan el testigo ahora a Óscar López, con un bagaje de 16 partidos oficiales con el primer equipo y cuatro temporadas en el fútbol formativo azulgrana: dos como segundo del Juvenil A y otros dos al frente del Juvenil B.

Óscar López, que llegó al cuerpo técnico del Barça en 2017 procedente del Badalona, es de aquellos entrenadores que conocen los secretos de cada demarcación por el hecho de que jugó en prácticamente todas ellas. Fue uno de esos futbolistas llamados ‘comodín’ o ‘polivalentes’ y, salvo de guardameta, experimentó el resto de posiciones a lo largo de su etapa en activo.

Contar con un pasado como azulgrana, por muy glorioso que sea, no garantiza el éxito. Lo saben los tres. Saben, también, que en sus manos tendrán ‘joyas’ que deberán moldear con un trabajo riguroso y colegiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *