Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a dos inmigrantes ilegales magrebíes de entre 25 y 30 años ambos, como presuntos responsables de un total de cuatro agresiones sexuales. Uno de ellos agredió presuntamente a una mujer en la calle Lumbreras del casco histórico el pasado 20 de enero a las 20:00 horas, y el segundo cometió tres agresiones sexuales en la mañana del pasado día 5 de junio en la avenida Martínez Barrios, la calle Alcalde Luis Uruñuela y la avenida Ramón Carande.

La primera víctima puso en conocimiento de la policía los hechos ocurridos en la calle Lumbreras el pasado 20 de enero cuando se disponía a finalizar su jornada laboral. La joven, de 20 años de edad, manifestó a los agentes que fue asaltada por un individuo con el rostro cubierto parcialmente por una braga negra de cuello.

Dicho sujeto la empujó al interior de su lugar de trabajo, comenzando de esta forma un intenso forcejeo entre ambos durante el cual el varón la agredió sexualmente

El agresor tuvo un despiste y la joven logró huir para pedir auxilio, momento en el cual el magrebí agresor abandonó apresurado el local donde ocurrieron los hechos, teniendo que ser posteriormente atendida la víctima en el hospital a causa de los golpes y contusiones.

La segunda detención se produjo a raíz de tres hechos ocurridos todos durante la mañana del pasado 5 de junio.

Las víctimas fueron abordadas por un sujeto que las agredió por sorpresa agarrándolas fuertemente, tapándoles la boca y realizando tocamientos en sus zonas íntimas con gran violencia

Las pesquisas realizadas llevaron a los investigadores hasta los presuntos responsables de las agresiones, que fueron detenidos el primero de ellos el pasado 14 de julio en la calle Torneo y el segundo, en la zona centro de Sevilla cuatro días más tarde.

Las víctimas reconocieron sin ningún género de dudas a los asaltantes, que cuentan con antecedentes y que tras su puesta a disposición judicial ingresaron en prisión. La investigación continúa abierta ante la posibilidad de que existan más víctimas.



Source link