Detenido por la Policía Nacional el magrebí que violó a una menor fugada de un centro tutelado de Mallorca en unos hechos que sucedieron el pasado mes de junio.

La víctima se dio a la fuga del centro asistencial, como en reiteradas ocasiones sucede, ante la total pasividad del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), y regresó a la mañana siguiente, denunciando que había sido víctima de una agresión sexual.

Tras ser sometida a las pertinentes inspecciones médicas en el Hospital de Son Espases la Policía Nacional inició sus investigaciones para esclarecer lo sucedido.

Los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Policía Nacional se hicieron cargo de la investigación del caso y por las pistas ofrecidas por la menor, el pasado mes de agosto, procedieron a la detención del sospechoso que tiene un amplio historial delictivo, quedando el presunto violador posteriormente en libertad.

Pero esta semana fue de nuevo arrestado, como presunto autor de un robo de patinetes eléctricos, junto a otro compatriota procediendo la Policía a su detención.

Las fugas de menores de los centros tutelados por el Consell de Mallorca a través del IMAS, son una constante, tal y como vienen denunciado, padres y madres, sin que la dirección política del citado organismo público adopte medidas más contundentes y efectivas para mejorar la seguridad.

Hay que recordar que el pasado mes de julio la madre de otra menor de edad tutelada por el Consell de Mallorca, abusada sexualmente, denunciaba en este digital, que no ha visto desde hace dos meses a su hija, y que los responsables del centro de acogida, le habían reconocido que se había fugado pero que desconocían su paradero.

Todo ello, mientras se está a la espera de que este otoño se den a conocer las conclusiones de la Misión europea que se desplazó la primavera pasada a Palma para investigar los abusos sexuales a las menores tuteladas por el gobierno de Mallorca, en estos centros de acogida, ubicados en barrios palmesanos tan conflictivos como Pere Garau, Camp Redó o Son Gotleu.

Precisamente en este último barrio, está el centro del que se fugó la menor violada el pasado mes de junio.



Source link