Para preocuparle tanto al Gobierno nuestra salud cardiovascular, podrían empezar por no poner el suministro de gas de los españoles en riesgo, digo yo.


Source by Mar Díaz